Dia 7, Copenhague y regreso

Nuestro crucero Capitales Bálticos ha llegado a su fin. Llegamos a Copenhague, punto inicial de nuestro itinerario. Este día tuvimos que abandonar las habitaciones en torno a las 7.00h. Nosotros salimos a las 7.30 con calma para desayunar, ya que hasta las 9.30 no teníamos que abondar el barco.

nyhavn

Antes de ir al teatro que era el punto de reunión para hacer nuestra excursión de visita express a Copenhague, fuimos a la galería de fotos, para ver las fotos que la noche anterior nos habían sacado en la gala. Lo que no cabe en mi cabeza es porque imprimen absolutamente TODAS las fotos que sacan. Me parece un despilfarro de dinero. Si tuvieran pantallas de ordenador y las enseñaran e imprimieran al instante sería mucho menos costoso digo yo. En fin, nos llevamos 3 fotos por 35€.

Nos dirigimos al teatro para esperar el momento de marchar. Para este día elegimos excursión COP09D – RAPIDO RECORRIDO POR LA CIUDAD (2 horas y media aprox.) porque una vez fuera del barco te tienes que hacer cargo tú de las maletas y eso era un engorro si queríamos visitar la ciudad.

Nuestro crucero paró en la terminal de cruceros Langeline a unos 30 minutos andando del centro de la ciudad. A las 9.30 ya estábamos montados en el autobús, y a los 10 minutos llegamos a La Sirenita símbolo de la ciudad desde 1913. El pequeño monumento está muy cerca de la terminal del crucero. Cuenta la leyenda que los cantos de las sirenas embrujaban a los hombres del mar. En Copenhague, un humilde pescador fue sucumbido por la voz de una joven sirena mientras realizaba su faena. La Sirenita renunció a su inmortalidad a cambio de poseer el aspecto de una mujer. De esta forma, conseguiría mantener el amor de su príncipe. Este mito ha ido transmitiéndose de generación en generación hasta que el escritor Hans Christian Andersen escribió en 1837 el cuento de La Sirenita tal y como hoy lo conocemos.

Sirenita, Copenhague

Después de 5 minutos de fotos a las 9.45 vuelta al bus. Bordeamos el Parque Churhil para llegar  a la entrada sur y visitar la preciosa Fuente Gefion y la Iglesia de Sant Alban. Según la mitología nórdica, Gefion fue la diosa que, junto con sus cuatro hijos, representados por poderosos bueyes, separó la isla de Selandia (Zealand) de Suecia y la transportó hasta donde se encuentra ahora. Según esta leyenda, el trozo que falta en Suecia es el que ocupa el lago Vanern (es curioso que la forma y tamaño de este lago es similar al territorio de la isla de Zealand).

Fuente Gefion

Cogimos de nuevo el autobús para desplazarnos hasta las inmediaciones del Palacio Amalienborg. Primero nos acercamos a la bahía para ver la Ópera  y el Restaurante Noma, recientemente nombrado como el mejor restaurante del mundo.

Palacio Amalienborg

Continuamos y nos adentramos por las calles que llevaban a la residencia de inviernos de la familia real danesa. Alrededor de una plaza circular donde se encuentra la estatua ecuestre de Frederik V están los 4 palacios de estilo rococó que  constituyen el  complejo.

La guardia real danesa viste con casacas azules, aunque estas se tornan rojas cuando la ceremonia es de gala. los soldados vestidos de rojo son uno de los símbolos de la ciudad gracias al cuento del Soldadito de Plomo de Hans Christian Andersen. En cuanto al cambio de guardia, los soldados salen a las 11:30 del Castillo de Rosenborg. Desde allí se dirigen muy solemnes a Amalienborg, donde llegan media hora después para dar descanso a sus compañeros.

A pocos metros vemos la silueta de la Iglesia Marmorkirken que estaba en obras. Dimos unas vueltas por la plaza, sacamos unas fotos y después de 40 minutos regresamos al autobús. Cerca de donde paró nuestro autobús se encuentras los únicos baños gratuitos del recorrido, dentro de una tienda de souvenirs.

A partir de aquí el resto de la visita de la ciudad la hacemos sin bajarnos del autobús. Pasamos por el PRECIOSO puerto nuevo Nyhavn con sus casitas de colores, vemos el parque de atracciones Tivoli, el centro urbano salpicado de vez en cuando de agujas de edificios dorados. En Nyhaven se puede coger unas barquitas para visitar la ciudad desde sus canales. 

Nyhavn

Y fin de nuestro recorrido. Apenas habiendo estado 2 o 3 horas en la ciudad, creo que Copenhague es la ciudad que más me gustó. Y sin duda volveré para perderme por sus calles y canales porque me quedé con ganas de más.

No se han encontrado elementos.

****************************************************

Páginas de Interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *