Budapest: Día 2, Visita Guiada y Termas

Continuamos con nuestra visita a Budapest en 2 días… Yo que pensé que el mayor inconveniente que me iba a encontrar iba a ser el frio y resulta que lo peor de este viaje ha sido la lluvia. Y es que el sábado no dejo de llover desde que salimos del hostal a las 10.00am hasta que llegamos por la noche.

budapest-bastion

Esta primera mañana nos despertamos temprano, bajamos a la recepción del hostal a comprar el ticket para el desayuno. El desayuno consistía en un buffet libre con fruta, tostadas, embutido, café, zumo y leche.

budapest mapa

Pincha en el mapa para verlo en GoogleMaps

Al igual que cuando preparé el viaje a Berlín, me informé de los Free Tours que había por la ciudad. Un amigo que había estado justo la semana anterior me recomendó FREE WALKING TOURS (triptobudapest.hu) en español. La pega que el sábado comenzaba a  las 14.30h, y nosotros preferimos empezar desde primera hora visitando la ciudad. Vimos que había un tour en inglés que comenzaba a las 10.30h y nos animamos a ir.

FREE WALKING TOURS

Horario Tour en Español

    –  Lunes y Viernes: 10.30h
    –  Martes y Sábados: 14.30h

Horario Tour en Ingles

    –  Lunes a Domingo: 10.30h y 14.30h

Antes de comenzar el tour, fuimos a una casa de cambio muy cercana al metro. Aunque la chica no fue especialmente amable, el cambio nos salió genial (281 HUF). Desde aquí accedemos a la plaza VÖRÖSMARTY TÉR logo-metroVörösmarty Ter, (línea amarilla), punto de comienzo del tour. Desde aquí, y bajo la lluvia, nos dirigimos al rio Danubio.

A Budapest se le conoce como “la pela del Danubio”, porque adorna el río con su arquitectura barroca En la capital húngara se percibe enseguida la presencia del agua El origen de la ciudad se debe a tres localidades surgidas a orillas del río Danubio: Buda, Óbuda y Pest. Cada una de ellas ha preservado rasgos propios: Buda es medieval, renacentista y barroca; Pest es sinónimo de comercio e industria, de modernidad; y Óbuda conserva su casco antiguo barroco. 

Vörösmarty Ter

Los guías nos hablaron sobre la historia de Hungría, como que el húngaro es la quinta lengua más difícil de aprender, después del árabe, chino, japonés y coreano. Vimos además la estatua de la Princesita de Budapest, junto a las vías del tranvía y en la orilla opuesta de izquierda a derecha contemplamos el puente blanco Erzsebet Hid, la Citadella, situada en la cima del monte de Gellert, el punto más alto de la ciudad. Aquí podemos ver el Monumento a La Liberación, que se colocó para honrar la memoria de los combatientes soviéticos caídos en la batalla que liberó Budapest de la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial. A su derecha vemos el Várhegy – La Colina del Castillo de Buda con el Palacio Real y el famoso Puente de las Cadenas.

Desde este punto regresamos a la Plaza Erzsébet donde encontramos el Akvárium Club y en seguida accedemos a Szt. Istvan Ter, para encontrarnos con la majestuosa Basílica de San Esteban (Szt. Istvan bazilika) logo-metroBajcsy – Zs. –út (línea Amarilla), que dejamos para visitar por dentro después del tour. En esta plaza encontramos además gran parte del Mercado de Navidad, al que volveremos para comer. Salimos de la plaza por la Calle Zrinyi, donde encontramos una estatua de un hombre entrado en carnes. Me he dado cuenta que Budapest está plagado de estatuas humanas muy graciosas. Por esta calle accedimos al Puente de las Cadenas (Széchenyi lanchíd).

Durante décadas este puente fue el único que cruzaba el curso del Danubio a su paso por la capital húngara. Los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra Mundial destruyeron todos los puentes de la ciudad, pero afortunadamente el de las cadenas pudo ser reconstruido. A sus orillas han surgido palacios nobles, iglesias barrocas, balnearios modernistas y cafés literarios imprescindibles.

Puente de las cadenas

Desde la parte de Pest, cruzamos a la parte de Buda. Justamente al terminar el puente encontramos una rotonda. Y aquí llega el gran dilema ¿Cómo podemos subir a lo alto?

  • Opción A: Funicular Budavári Sikló (Junto a la estación inferior del funicular, en la Plaza Clark Ádám Ter, está situado el Kilómetro 0 que se utiliza para medir las distancias en Hungría)

  • Opción B: Autobús nº 16, que se coge en la misma rotonda, como si hubiéramos cruzado el puente por la acera de la derecha.

  • Opción C: Andando. Si ésta es tu decisión y es época de heladas y/o nieve en Budapest, mi consejo es que NO subas las escaleras que se ven a mano derecha. ¡Son un peligro! Por ahí es por donde nuestra magnifica guía nos llevó. Las escaleras están asfaltadas pero el resto de tramos son de losa, donde había muchísimas placas de hielo y nieve que dificultaban muchísimo el ascenso. Mi consejo es que tomas a mano izquierda del funicular, y en la pared, veréis una entrada con escaleras. Pues por ahí es mejor. Es una rampa completamente asfaltada. Nosotros tomamos este camino para bajar y la verdad que fue muchísimo mejor.

Subiendo a la Colina de Buda

Desde esta última opción, la que tomamos nosotros, llegamos directamente al Castillo de Buda – Palacio Real (www.btm.hu), que actualmente alberga el Museo Historia de Budapest, la Biblioteca Nacional y la Galería Nacional (www.mng.hu).

 Más información del Castillo de Buda aquí  

Continuamos visitando el Bastión de los Pescadores, desde el cual se divisa, al otro lado del Danubio la fachada neogótica del Parlamento Húngaro.

Bastion de los Pescadores

La tradición sostiene que Hungría fue fundada por siete tribus magiares que llegaron desde los Montes Urales en el siglo VIII,  guiadas por siete líderes: Álmos, Elod, Ond, Kond, Tas, Huba y Töhötöm.

A estas 7 tribus se le rinde un silencioso homenaje en cada una de las torres dedicadas a ellas en el magnífico Bastión de los Pescadores de Budapest, que ha sido declarado patrimonioPatrimonio de la Humanidad por la Unesco y es uno de los iconos de la ciudad. Leer más,

Bastión de los Pescadores

El Parlameto desde Bastion de los Pescadores

Bastion de los Pescadores

A los pies del bastión podemos observar una estatua de San Esteban. Sabemos que es él por la doble cruz que ostenta en su mano. Al lado del Bastión, encontramos la Iglesia de San Matias (www.matyas-templom.hu). Por fuera los colores del tejado son preciosos. Hay que pagar para entrar, nosotros nos ahorramos estas monedas.

Iglesia de San Matias

IGLESIA DE SAN MATIAS

Eregida por católicos en el siglo XII, fue transforada en mezquita bajo el Imperio Otomano en el XVI, y volvió a ser iglesia cuando los Habsburgo derrotaron a los turcos. Fue aquí donde en 1807, la emperatriz Isabel de Austria (Sissi) fue coronada reina de Hungría. Con fastuosos murales y vidrieras, este templo neogótico acoge conciertos de música clásica durante el año.

     –  Dirección:    Országház u. 14.
     –  Horario:   L – Vi: 9.00 – 17.00h /
S: 9.00 – 13.00h /D13.00 – 17.00h
     –  Precio:  Adultos: 1000 HUF / Estudiantes 700 HUF
     –  Web:   www.matyas-templom.hu

Iglesia de San Matias

El tour terminó junto al Hotel Hilton, donde la guía nos recomendó que entrásemos a los baños gratis. Yo de este tour no salí demasiado contenta, quizá  hubiera sido mejor opción el que nos recomendaron en español.

En lo alto de Buda también encontramos el Laberinto del Castillo Buda. Decidimos dejarlo para ver por la tarde, pero nunca volvimos… Me dio mucha pena porque me parecía una experiencia diferente.

El Laberinto del Castillo de Buda fue creado por la acción del agua caliente de manantial y está formado por cuevas, sótanos, celdas y manantiales que se extienden a lo largo de más de 1.200 metros de longitud. Hoy en día, el Laberinto del Castillo de Buda es una visita turística interesante y familiar. Durante el largo recorrido por el submundo se pueden ver pinturas rupestres, fuentes, columnas, estatuas y mucho más. Si queréis que la experiencia tenga más emoción, lo mejor es hacer la visita a partir de las 18:00 horas. Desde esta hora las luces se apagan completamente y la visita se hace con una lámpara de aceite. Más infor.

Bajamos por la rampa que antes os he comentado Como ya eran las 14.00h decidimos comer en el Mercado de Navidad. Empezamos por un Lángos . Una especia de más de churro frito que por encima puede llevar salsa de ajito, queso o las dos cosas (600 HUF).

Para los que se quedaron con hambre, compramos un plato de carne guisada. Menudo bien olía! Había como quince platos diferentes para elegir: pollo, cochinillo, salchichas, pasta…. ¡Pero ojo! Los platos van a peso y si dejas que te sirva te puede costar unos 2500fl (10,00€ aprox.). Nada barato la verdad, pero delicioso. Un olor afrutado con canela inundaba toda la calle. ¡Qué delicia oler el vino caliente!

Mercado de Navidad

Lángos

Después de calentarnos un poco entramos a visitar la Basílica de San Esteban (Szt. Istvan bazilika)

BASILICA DE SAN ESTEBAN

     –  Horario:   9.00 – 19.00. / Tesoso: 10.00 – 16.30h
     –  Precio:  200 HUF. /  Tesoso: 400 HUF
     –  Metro:  Bajcsy – Zs. –út (línea Amarilla)
     –  Web:  
bazilika.biz

Basilica de San Esteban

Basilica de San Esteban

El día no acompañó demasiado, no paró de llover ni un instante, así que decidimos pasar la tarde de relax en las termas. La capital húngara cuenta con mas de numerosos baños termales. Nosotros visitamos Széchenyi Bath (www.szechenyibath.com) logo-metroSzéchenyi furdó(Linea amarilla). La entrada sólo con taquilla nos costó 3400 HUF. Fue una experiencia única. Estar al aire libre a 0º y nadar en una piscina con agua a 38º… no tiene precio. En total hay 15 piscinas. 3 exteriores y grandes, una a la que sólo es posible acceder con gorro de piscina y otras 12 termales. Además hay 3 saunas secas, un baño turco y como 5 o 6 piscinas con agua frio o fresquilla ideales para hacer contrastes.

Estuvimos alrededor de tres horas disfrutando. Acabamos demasiado relajados, agotados. De aquí fuimos al hostal a dejar las mochilas y derechos a cenar. En la calle del hostal Király Utca, a mano izquierda encontramos algunos restaurantes de comida típica muy baratos. Nosotros nos decantamos por Frici Papa – Kirözdéje (www.fricipapa.hu) que desde el principio nos llamo la atención por sus buenos precios. De aquí salimos a tomar unas cervezas a un bar que nos habían recomendado varias personas. Desde luego el Szimpla (www.szimpla.hu) es el garito más extraño en el que he estado nunca. Es Un edificio entero como en ruinas, con montones de mesas, plantas y demás objetos extraños. Para que te hagas una idea, nosotros estuvimos sentados en asiendo plegables de cine, mientras veíamos imágenes por un ventanal. Todo una experiencia acompañados de una cerveza típica marca del local. Alucinante.

Szimpla

  

3 pensamientos sobre “Budapest: Día 2, Visita Guiada y Termas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *