Día 3, Bilbao vanguardista

Bilbao fue fundada hace 700 años por Do Diego López de Haro, señor de Vizcaya, y desde sus inicios fue un enclave comercial y portuario de gran importancia. Bilbao ostenta la categoria histórica de Villa, con los títulos de “Muy Nombre y Muy Lea e Invicta”, concedida por los Reyes Católicos en 1475. En el siglo XIX, la explotación del mineral de hierro originó una rápida industrialización  con el consiguiente incremente demográfico.

bilbao-portada

Bilbao es una ciudad con gran potencial arquitectónico, histórico y cultural. Hasta no hace mucho, Bilbao era tan sólo conocida como una ciudad industrial del Norte de España. Esto no dejaba de ser del todo cierto hasta la apertura del Museo Guggenheim Bilbao a finales del siglo pasado. Este innovador edificio de Frank Gehry supuso un antes y un después para la imagen de Bilbao dentro y fuera de nuestras fronteras. La apertura del Museo Guggenheim Bilbao marcó este inicio de la llegada de los viajeros de todo el mundo, y un montón de periódicos comenzaron a hablar sobre el efecto Bilbao. Una ciudad marcada como ejemplo de cómo reinventarse a sí misma.

Fuente: www.patxitaxi.com

Pincha en el mapa para verlo en GoogleMaps

Pincha en el mapa para verlo en GoogleMaps

Comenzamos nuestra ruta por el Gran Bilbao. Lo mejor será acercarnos primero al Museo Guggenheim para evitar las largas colas que suelen formarse en la temporada estival.

Definido como el mejor edificio de la segunda mitad del siglo XX, el Museo Guggenheim Bilbao ha transformado completamente la ciudad. Se inauguró en 1997 y el diseño está basado en el puerto que fue y la ciudad que es, simbolizando un navío anclado a orillas del Nervión. El titanio permite contemplar, en cada momento del día, las tonalidades que la luz proyecta sobre él.

Visitado por cerca de un millón de personas al año, uno de sus principales atractivos es la sala ArcelorMittal, un amplio espacio donde se muestran de forma permanente ocho obras del escultor Richard Serra. El corazón arquitectónico de las 20 galerías que conforman el museo es el atrio, un gran espacio diáfano de volúmenes curvos, rodeado de grandes muros cortina de vidrio y coronando por  un gran lucernario cenital. Además de espacios expositivos, el Museo Guggenheim Bilbao cuenta con el restaurante gastronómico Nerua con una estrella Michelin.

Fuente: www.bilbaoturismo.net

Junto al museo encontramos varios edificios que bien merecen la pena dedicarles unos minutos. Ubicada en la nueva Plaza Euskadi encontramos junto a modernos bloques de edificios la majestuosa Torre Iberdrola.

La Torre Iberdrola es un diseño del prestigioso arquitecto argentino César Pelli y constituye el último gran hito en el proceso de transformación de la ciudad de Bilbao, así como el eje central del nuevo centro financiero. Con 165 metros de altura, este elegante edificio de oficinas cuenta con 41 plantes y se ha convertido en una obra de arte de la arquitectura terciaria, referente por su diseño, tecnología y sostenibilidad.

Fuente: www.torreiberdrola.es

En la misma rotonda, justo frente a ella se encuentra ubicado Museo de Bellas Artes (www.museobilbao.com) junto al Parque de Doña Casilda, conocido como parque de los patos. Frente al museo y la Torre Iberdrola, al otro lado de la ría asoma imponente la Universidad de Deusto. 

La Universidad de Deusto fue construida en 1886 por la Compañía de Jesús. Era en aquel entonces uno de los edificios de mayores dimensiones de la ciudad, y hoy en día su gran fachada, de estilo ecléctico, sigue dominando la ría. En 1916, los jesuítas inauguraron la Universidad Comercial, la primera escuela en España que ofreció una formación universitaria de negocios. No extraña, por tanto, que en el campus que conforman estas dos universidades hayan estudiado muchos de los responsables políticos, empresarios y banqueros de la historia reciente de España.

Fuente: www.bilbaoturismo.net

Finalizada nuestra vista a la zona del museo, tomamos  el paseo de Uribitarte que discurre paralelo a la ría y une el Museo Guggenheim con el puente del Ayuntamiento. A lo largo del recorrido disfrutaremos de diversas esculturas y edificaciones curiosas como el emblemático puente Zubizuri, diseñado por Santiago Calatrava. Para recorrer este tramo tenemos dos opciones, dar un bonito paseo a pie disfrutando de los jardines de la villa o tomar el tranvía hasta la parada Pio Baroja o Teatro Arriaga.

A mitad de camino podemos cruzar al otro lado de la ria para cambiar la perspectiva, por ejemplo a través del puente Zubizuri y continuar por el Campo Volantin. Al finalizar el paseo, pasamos junto al Ayuntamiento y continuamos por el Arenal hasta llegar al Teatro Arriaga (www.teatroarriaga.com). Aquí comienza el Casco Viejo, el núcleo de la ciudad.

Cuando se fundó la Villa de Bilbao hace más de 700 años, sus habitantes vivían del regadío y la pesca, y la Ría empezaba ya a conformarse como la mejor vía de comunicación con el exterior. El corazón de ese Casco Viejo estaba rodeado de murallas y formado por tres calles paralelas. Tiempo después se hizo necesario derribar las murallas y trazar cuatro calles más perpendiculares a la Ría que, junto con las tres primeras, componen lo que hoy se conoce como las Siete Calles.

Desde el año 1979, esta zona es peatonal, convirtiéndose en un figurado centro comercial de 240.000 metros cuadrados, con cientos de establecimientos comerciales, bares y restaurantes. En el recuerdo, la mayor catástrofe que ha sufrido la ciudad de Bilbao, las inundaciones de 1983, que asolaron el casco histórico hasta destruirlo por completo. Pese a la devastación, el Casco Viejo logró resurgir y convertirse en una de las zonas más turísticas y comerciales de la ciudad.

Fuente: www.bilbaoturismo.net

El Casco Viejo es el lugar ideal para hacer un alto en el recorrido y degustar unos buenos pintxos. Cualquier bar es bueno para degustarlos, pero mis favoritos están la Plaza Nueva y la Calle Somera con los míticos champiñones a la plancha del bar Motrikes. 

Una vez que tenemos las pilas cargadas, continuamos el itinerario con otro lugar dedicado a la Gastronomia, el Mercado de la Ribera. Para ello tomamos la Calle Somera y llegamos hasta el final. El Mercado de la Ribera, ubicado junto a la Ría de Bilbao, es una referencia comercial para toda Bizkaia. Desde sus comienzos, en el siglo XIV, ha convertido sus alrededores en un importante entramado económico-social

Dejamos ya atrás el Casco Viejo, bordenado el núcleo regresando al Teatro Arriaga y subimos por el puente en dirección a Abando. Aquí comienza el barrio del Ensanche y la Gran Via. En esta amplia avenida podemos encontrar muchas tiendas de conocidas marca de ropa.

 Llegados a este punto encontramos dos opciones:

  1. Continuar visitando Bilbao y acercarnos a la Alhóndiga y al mítico Estadio de Fútbol San Mames.
  2. Alejarnos de la capital y asomarnos al mar Cantábrico en el municipio de Getxo.

No he calculado muy bien los tiempo, pero seguramente que si elegimos una opción, la otra deberá descartarse. Recomiendo dedicar la tarde a visitar Getxo y el Puente Colgante de Vizcaya, monumento Patrimonio de la Humanidad.

Para ir hasta Getxo tenemos dos alternativas: tomar el metro y continuar con el recorrido por nuestra cuenta o tomar Bilboats, un barquito que navega por la ria y nos ofrecerá una visión más atractiva de la zona.

Si decidimos ir en metro, desde Abando o cualquier punto en el que haya una parada de metro, tomamos el suburbano la línea 1 hasta la parada de Areeta. El diseño de la red de Metro Bilbao (www.metrobilbao.eus) fue encargado al equipo de Norman Foster. Basado en el acero, el cristal y el hormigón, la idea era conseguir un diseño urbano, amplio y cómodo. Un aspecto destacable es la estructura de los accesos del Metro, basados en vidrio, los cuales son llamados de manera afectiva fosteritos. La red del metro de Bilbao abarca ambas márgenes de la ría de Bilbao que concentra aproximadamente a un millón de habitantes. Al ofrecer un servicio interurbano de corta distancia también se le puede considerar como tren de cercanías aunque con características de metro. Posee un trazado en forma de “Y”, con dos líneas, la 1 y la 2, que recorren las dos orillas de la ría para confluir en un tronco común.

Llegar a Getxo es asomarse a un itinerario lleno de sorpresas.

Su patrimonio arquitectónico, con interesantes edificios, ha configurado un Getxo salpicado de palacios, mansiones, o hermosas ermitas. Por ello, el área comprendida entre la zona ribereña de Las Arenas, Neguri y el Puerto Viejo ha obtenido la declaración de “Conjunto Monumental con la categoría de Bien Cultural Calificado”. Entre estas obras destacan el Puente Bizkaia, desde el que podemos gozar de unas inigualables vistas pano­rámicas. El entrañable Puerto Viejo, de estrechas callejuelas, encierra en sus rincones y casas de pescadores todo el tipismo de una población que en el pasado tuvo gran importancia por su actividad pesquera. En la vertiente más contemporánea, el Puerto Deportivo presenta una extensa oferta de ocio y hermosas vistas a los pantalanes donde se amarran las embarcaciones y al Abra.

Fuentewww.bizkaiacostavasca.com

********************************************

Páginas de Interés:

 

SIGUE LEYENDO: Ruta Las Arenas – Puerto Viejo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *