Descubriendo el Pirineo Navarro

El reyno de Navarra es diverso, histórico, natural. Es un lugar tranquilo que merece ser conocido a fondo. Los Pirineos, con sus bosques, montañas y valles muestra todo su esplendor a lo largo del año, durante sus cuatros estaciones intensas y diferenciadas. En primavera se muestra pletórico, invita al paseo; en verano manda el rojo de las fiestas y de  San Fermin; el otoño viste sus tierras con los tonos de ocres y es la mejor época para ir descubriendo el Pirineo Navarro; y el invierno invita a pisar nieve, a acercarse a una chimenea y escuchar el silencio.

pirineo navarro otoño

Nos gusta Navarra, por eso tras visitar el año pasado el maravilloso Valle de Baztan hemos decidido volver. Pero esta vez nos dirigimos un poco más al sur, nos hemos ido al Pirineo Oriental Navarro, concretamente al Valle del Salazar. Aquí, hemos elegido para alojarnos el Hotel Rural Besaro en Izalzu, con Certificado de Excelencia en Tripadvisor, como campamento base para ir descubriendo el Pirineo Navarro.

Este viaje lo hemos orgnizado para disfrutar en 3 dias. Salimos de Blbao el viernes por la mañana sin prisa, con intencion de llegar a Pamplona hacia la hora del medio dia para comer.

Pamplona es el centro plítico administrativo y cultural de Navarra. Marcada por los Sanfermines y el Camino de Santiago, la antigua ciudad amurallada se extiende hoy sobre la cuenca del rio Arga.

Pamplona

Pamplona

Realizamos la Ruta del Encierro: Cuesta de Santo Domingo, Mercaderes, Estafeta… Paramos por esta última a tomar unos pintxos. Nos gustaron mucho los pintxos de autor de La Cocina de Alex Múgica. Este local no tiene una barra de pintxos de exposición si no que los preparan al momento. Nosotros optamos por los pintxos “Antxoa y Txangurro, menuda lata!”, merecedor del bronce en el concurso de pintxos de Navarra 2010 y “Huevo, hongos, foie, patata y trufa”, exquisitos!.

La cocina de Alex Mugica

Otro bar recomendable pero de otro presupuesto y estilo totalmente distinto es el Bodegón Sarria. Aquí nos fuimos a por dos caprichos: una tosta de revuelto de hongos y una tosta de jamón 5J, por 28,00€ estábamos comidos. Para comer pintxos nos recomendaron varias calles: los alrededores de la Calle Estafeta, donde encontramos también el Bar Gaucho, un mítico que se jacta de tener los mejores pintxos de la ciudad; la Plaza del Castillo: donde se encuentra el emblemático Café Iruña, y la frecuentada calle San Nicolás.

mapa Pamplona

Pincha en el mapa para verlo en GoogleMaps

Hacemos un alto en la Oficina de Información de la plaza del Ayuntamiento, donde nos recomendaron visitar la Antigua Muralla de la ciudad, parando en el mirador del Caballo Blanco, situado en la parte más alta del Bastión del Redín y siendo el mejor punto defensivo de la ciudad y uno de los más inaccesibles; visitar la Catedral de Pamplona, una joya arquitectónica de estilo gótico de los siglos XIV y XV y pasear por la Ciudadela, uno de los conjuntos defensivos más grandes de Europa. Este recinto fortificado está considerado como el mejor ejemlpo de arquitectura militar del Renacimiento español.

Pamplona ciudadela

Ya comienza atardecer, para ir desde Pamplona a Otsagabia tenemos 2 opciones:

  • Autopista + Nacional NA178 (1hora por carretera cómoda)
  • Nacional NA135 y Nacional NA140, 1h 30min por carretera de montaña. Nuestra elección.
ruta navarra

Pincha en el mapa para verlo en GoogleMaps

A mi chico le encanta conducir, y a mi disfrutar de rutas alternativas, asi que nos recomendaron esta carretera y no nos lo pensamos dos veces. Perfecta para los que les guste conducir.

Llegamos al Hotel Rural Besaro sobre las 19.00 y nos recibe Mauri, quien nos presenta la zona y nos sugiere varias rutas para realizar el fin de semana. A nuestra elección, en función de nuestras fuerzas, ganas y de la intención que tengamos.

El Hotel Rural Besaro (www.besaro.es) es un coqueto hotel ubicado en Izalzu. El hotel está bien situado, muy cerca de la Selva de Irati y a 4 kilómetros del pintoresco pueblo de Otsagabia. La habitación que nosotros elegimos habitación nº 32, Akerreria. Una espaciosa habitación abuhardillada muy confortbale y con un pequeño balconcito orientado el Oeste con bonitas vistas al valle. La casa está cuidadosamente decorada con detalles rurales y atienden tanto en castellano como en euskera. Con la noche de habitacion incluyen un desayuno de costesia, con café con leche y bollos. Para un desayuno buffet sobran 8,00€. Para cenar tienen un modesto menu de “raciones para compartir” que tienes que avisar antes de las 19.00 si quieres que te sirvan cena.

Es temprano todavia, asi que decidimos acercarnos a Otsagabia para tomar algo. En el pueblo hay tres bares: Auñamendi, Sidreria Kixkia  y la Taberna Artzai.

Decidimos parar en Auñamendi a tomar unos refrescos y vimos que servian cenas (bocadillos, platos combinados, a la carta), así que  nos quedamos esta primera noche a cenar. El restaurante y bar lo recomiendo porque tampoco hay mucho mas en el pueblo, pero el trato del dueño (o el encargado no lo sé) deja mucho que desear. Para deciros que evitaba pedrle a él y me dirigia siempre a cualquier otro camarero aunque tuviera que esperar… Parecia que te estaba haciendo un favor al servirte!. Cenamos en el restaurante a la carta una ensalada de tomate raff con ventresca, chuletillas de cordero para mi chico y solomillo a la plancha para mi. De postre cuajada y tiramisú, infusión y cola-cao para ir calentitos a la cama. En total 57,00€. Muy buena calidad y servicio.

Otsagabia

Nos dan las tantas y vamos a descansar al hotel, mañana nos espera la Selva de Irati.

SIGUE LEYENDO: DIA 2, SELVA DE IRATI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *