Dia 3 Foces, Monasterio Leyre y Castillo Javier

Tercer día de nuestro viaje. Después de la jornada intensa del día anterior por la Selva de Irati, abandonamos el hotel para regresar a Bilbao, no sin antes hacer unos cuantos altos en el camino.

El Hotel Besaro pertenece a la asociación Rekrea, artesanos de turismo en Navarra y nos hicieron entrega de una tarjeta de que nos serviría para obtener descuentos en futuros alojamientos de los hoteles miembro. En esta ocasión pagamos 86€ por noche + 7,60€ cada desayuno tipo buffet. En mi opinión un poco caro para ser un hotel rural. La ubicación era muy buena, pero no merecía ese precio.

Tomamos la carretera NA 178 y hacemos nuestra primera parada en el Santuario de Nuestra Señora de Muskilda a 1020 de altitud, un lugar querido y emblemático para todos los salacencos. El conjunto está formado por la ermita y la casa del ermitaño, dentro de un recinto amurallado.

Santuario Muskilda

Las danzas son el principal ritual en honor a la Virgen de Muskilda. Los danzantes de Ochagavia las vienen ejecutando desde siglos atrás. El grupo está compuesto por ocho danzantes dirigidos por un personaje vistoso y peculiar, el Bobo. Cada 8 de septiembre interpretan seis danzas muy antiguas ante la Virgen y la acompañan en procesión alrededor de la ermita, en un espectáculo de sabor ancestral.

Nos vamos de Otsagabia, destino Foz de Arbaiun. Navarra, y en especial sus valles prepirenaicos, son tierra de foces. A la entrada del pirenaico valle de Salazar, situada entre Lumbier y el Almiradío de Navascués, encontramos la Foz de Arbaiun. Por dimensiones y espectacularidad, es la reina de las foces navarras; sin embargo también es la más inaccesible. Tallada por las aguas del río Salazar, durante 6 kilómetros está aislada por paredes verticales de casi 200 metros. Está protegida como Reserva Natural y debido a su excelente estado de conservación, alberga gran cantidad de especies animales. Para admirarla, no hay mejor lugar que el mirador de Iso, un voladizo sobre las aguas del Salazar situado en la carretera NA-178, que va de Lumbier a Ezcároz. Hace un frio que pela cuando nos bajamos del coche, asi que aguantamos poco rato sacando unas fotos. Continuamos la ruta.

Foz Arbayun

Seguimos a la siguiente impresionante foz, la Foz de Lumbier Es una profunda garganta tallada en la roca por la acción erosiva del río Irati. Aislada durante siglos del mundo exterior por grandes cortados, constituye un paraíso natural, sobre todo para las aves de roquedos, por lo que está declarada Reserva Natural. Lo singular de esta foz es que su interior puede ser recorrido cómodamente por una Via Verde que sigue el trazado del antiguo ferrocarril del Irati.

Este camino es muy sencillo, apenas nos lleva 30 minutos, y nos encontramos por el camino una excursión de niños pequeños y padres con carritos de bebes. Ruta sencilla y cómoda.

Foz de Lumbier

Ponemos rumbo al siguiente punto, nos vamos al Monasterio de San Salvador de Leyre. El bello entorno natural que acompaña al monasterio de Leyre explica que a lo largo de su historia haya sido refugio de reyes y obispos, icono de Navarra y escenario de celebraciones oficiales.

Situado en la Sierra de Leyre a tan solo 50 kilómetros de Pamplona, el Monasterio de Leyre es uno de los monumentos más importantes de Navarra, siendo la muestra más representativa y antigua del arte romántico en la Comunidad Foral.
Habitado y cuidado por una Comunidad Benedictina, ofrece visitas guiadas de aproximadamente 45 minutos de duración durante las que se visitarán la impresionante cripta del siglo XI, la Iglesia Abacial, declarada Monumento Nacional, presidida por la Virgen de Leyre, el Arcón que contiene los restos de los primeros Reyes de Navarra y se escuchará una audición del imponente órgano, inaugurado en 2014 por los Reyes Felipe VI y Letizia. La visita puede completarse con diversas degustaciones de productos típicos de Navarra.

Aprovechamos a reponer fuerza en el restaurante del monasterio. Menu de fin de semana po 24€ y la verdad que muy bien servido y muy buena calidad. Lo recomiendo.

Monasterio de San Salvador de Leyre

Despues de comer cogemos el coche para dirigirnos la última parada del fin de semana, visitamos el Castillo de Javier.  La silueta dibujada por las torres almenadas corta el horizonte, anunciando la llegada al castillo de Javier, cuna de San Francisco Javier, patrón de Navarra, de las misiones y del turismo en España. Los orígenes del castillo se remontan a finales del siglo X, en el que se levantó una torre de señales, la torre del Homenaje. Su estratégica ubicación de frontera entre los reinos de Navarra y Aragón, acrecentó su sentido de fortaleza y en torno a la torre se fueron edificando los distintos cuerpos del castillo.

Los dos primeros fines de semana de marzo tiene lugar una popular peregrinación al Castillo de Javier conocida como “Javierada” en la que miles de personas de toda Navarra recorren a pie decenas de kilómetros para venerar al Santo.

Volvemos a Bilbao… Ha sido un precioso fin de semana rural.

Castillo de Javier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *