Dia 2, Selva de Irati

La selva de Irati es el segundo hayedo más grande de Europa, por detrás de la Selva Negra de Alemania. Lo maravilloso de Irati es que los bosques de hayas se combinan con los abetos, formando una masa forestal de 17.000 hectáreas.

Selva de Irati

A la Selva de Irati se puede acceder por dos carreteras: desde Otsagabia, tomando la carretera NA 2012 ascendemos el puerto de Tapla y nos adentramos en la Selva de Irati. O a través de x la carretera que llega a la Fábrica de armas en Orbaizeta. Nosotros tomamos la primera ruta, y lo primero que nos topamos  fue el mirador Paso de Taplas, desde donde comienzan varias rutas de senderismo que desembocan en distintos miradores. Merece la pena si te encuentras por la zona, dedicarle otra jornada a esta ruta para ver el atardecer desde cualquiera de estos puntos. Nosotros continuamos la carretera hasta el corazón del bosque.

Paso de Taplas en Selva de Irati

Esta carretera muere en un parking custodiado por ¿guardas forestales?. Se paga 5€ por aparcar, destinados al mantenimiento de la zona. Nosotros pagamos 2€ por llevar un ticket especial desde nuestro hotel rural. Aquí encontramos una oficina de información y nos sugirieron tres rutas en función de las ganas y tiempo:

  1. Ruta al embalse: 8 kilómetros. 2h 30 min. Ruta cómoda para andar con niños
  2. Ruta a las cascadas.
  3. Ruta circular Casas de Irati, embalse de Koixta (SL-NA 69 y 60): 13 kilómetro por plena selva, nivel medio. 4 horas aprox. No apta para niños ni persona no habituadas a andar por el monte. Nuestra elección.

mapa selva de irati

Pincha en el mapa para verlo en GoogleMaps

Junto al parking se encuentra el renovado centro “Casas de Irati”  un lugar de acogida, información y servicios de hostelería (cuenta con bar y restaurante) para los visitantes, donde encontramos aseos y un puesto de BTT. Aquí mismo comienza la Ruta de los Sentidos y el acceso a la Virgen de las Nieves.

Nosotros comenzamos nuestra excursión sobre las 11.30h por el sendero SL-NA 69, que es el Camino Viejo al embalse de Koixta y volveremos en un recorrido circular por el Camino Viejo a Casas de Irati SL-NA 60ª. Seguimos las indicaciones de las balizas marcadas con dos rayas blancas y verdes.

Selva de Irati

La senda se va empinando y cada vez se hace más estrecha y aérea. Esta senda es poco indicada para niños y personas con poca destreza en la montaña, hay incluso pasos que para ayudarnos a cruzarlos han colocado cadenas.

Seguimos nuestra ruta y vamos disfrutando, ascendiendo y descendiendo, por las faldas de la Sierra de Abodi.

A nuestra izquierda muy abajo discurre el río Urtxuria, que nos acompaña buena parte del camino. Será mejor no errar nuestro paso si no queremos bañarnos en él.
Cruzamos un barranco y salimos a una zona más abierta y llana, que por un corredor en fuertes repechos nos hace alcanzar la pista forestal, que en un kilometro nos llevará al embalse de Koixta.

Fuente Wikirutas

El recorrido simplemente impresionante.

Selva de Irati

Llegamos a la 13.00h al embalse Koixta que en esta ocasión encontramos vacio. Éste puede ser un buen punto para reponer fuerzas. Hemos recorrido unos seis kilómetros con un desnivel de unos 300 metros, y ahora nos queda otros tantos para volver con un desnivel de 200 metros.. Nosotros seguimos adelante y tomamos en este punto la ruta NA-60, con mismo señalización, es el recorrido de vuelta, pero con un paisaje y camino totalmente distinto.

Por un bosque espectacular llegamos al Mirador de Akerreria. Son las 14.15h así que paramos  paramos a comer el bocadillo disfrutando de unas vistas de la Sierra de Abodi impresionantes.

Selva de Irati Mirador de Akerreria

Emprendemos entonces el último tramo de vuelta, ya todo cuesta abajo, con unas pendientes bastante inclinadas. Los arboles estaban ya desnudos y las hojas cubrían todo el sendero, por lo que el descenso fue complicado ya que el suelo resbalaba y no se veía si ponías el pie sobre tierra o en un hueco. Pero sin duda, impresionantemente bonito.

Después de un vertiginoso descenso (mejor llevar dos bastones de montaña), la senda llega a la Ermita de Nuestra Señora de las Nieves coincidiendo en el último tramo, con el Paseo de los Sentidos, éste es un recorrido corto pero muy atractivo, donde diversos rótulos nos informan de las principales especies arbóreas y arbustivas que se encuentran en la ruta. Este último tramo es muy aventurero, vadeos de río, sendas estrechas y fuertes descensos.

Dejamos la ermita a nuestra derecha y bajamos rápidamente al aparcamiento desde donde partimos al iniciar nuestra excursión.

Fuente Wikirutas

Selva de Irati

Como comentan en la ficha de Wikirutas (este magnifica web que he descubierto y utilizado para detallar nuestra excursión), el itinerario acaba en la ermita de Virgen de las Nieves. Son las 15.30h cuando llegamos al final de la ruta, que acaba justo en el restaurante. Es una buena ocasión para tomar un menú y reponer fuerzas con unas buenas migas de pastor, pero nosotros ya nos hemos tomado un buen bocadillo. Otra vez será.

Nos recomiendan ver el atardecer desde el Mirador de Tapla, pero aún queda un buen rato cuando estamos de vuelta en el mirador así que bajamos para pasear por Otsagabia… Deberíamos haber aguantado.. vimos desde abajo el cielo teñido de un fabuloso color anaranjado…

Paso de Taplas en Selva de Irati

Esta noche cenamos en el Hotel Rural Besaro, donde nos alojamos, que como comenté en el post anterior sirven raciones para compartir y bocadillos, y nos quedamos resguardados del frio y agotados en el hotel junto a la chimenea. Mañana partimos de vuelta a Bilbao, pero no sin antes visitar las Foz de Arbayún, Foz de Lumbier,el Monasterio de Leyre y el Castillo de Javier. Gabon!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *