Cuba Clasica: Día 4, Trinidad y Valle de los Ingenios

Trinidad es el lugar de máximo interés de la provincia de Sancti-Spíritus y la tercera ciudad más antigua de Cuba. Considerada como la ciudad museo de Cuba, es un asentamiento español perfectamente conservado donde los relojes se detuvieron en 1850. La ciudad se construyó gracias a las enormes fortunas azucareras amasadas a principios del s XIX en el contiguo Valle de los Ingenios.

Tras nuestra maravillosa ruta por la provincia de Cienfuegos de ayer, hoy amanecemos en el Iberostar Grand Hotel Trinidad , dispuestos a conocer más a fondo esta bella ciudad patrimonioPatrimonio de la Humanidad y sus alrededores.

Cuando todavía no aprieta demasiado el sol nos desplazamos al Ingenio Manca-Iznaga, uno de los sitios de mayor interés histórico – arquitectónico del Valle de los Ingenios. Este ingenio  conserva en pie gran parte de sus instalaciones: la casa hacienda, la torre campanario, nave herrería, enfermería, caserío y el antiguo cementerio de esclavos.

Ingenio Manca-Iznaga

Si accedemos a la hacienda, ahora transformada en restaurante, podemos observar en el patio trasero un trapiche con el que los esclavos obtenían el guarapo, jugo de caña. Y es que las parcelas adyacentes fueron zonas de cultivo de caña.

Lo que realmente destaca en el ingenio es la Torre Vigía, que con sus 137 escalones vigilaba a los esclavos y las plantaciones de caña de los Iznaga. Subir cuesta 1 CUC y merece la pena. Hay unas vistas espectaculares de todo el valle con una panorámica de 360 grados

Vistas desde la Torre Vigia de Iznaga

Vistas desde la Torre Vigia de Iznaga

Vistas desde la Torre Vigia de Iznaga

A continuación nos dirigismo al mirado del Valle de los Ingenios Azucareros. La inmensa riqueza de Trinidad se forjó en estos valles gracias al cultivo del azúcar. El valle aun contiene las ruinas de numerosos ingenios azucareros del siglo XIX, aunque la mayoría fueron destruidos durante las os guerras de independencia. Todavía se siembre algo de azúcar, pero el valle es más famoso por ser Patrimonio Mundial de la Unesco.

Un bonito mirador con un bar/restaurante que recientemente ha inaugurado unas tirolinas (canopy).

Valle de los Ingenios Azucareros

Una vez situados en la historia de la zona, volvemos a Trinidad para recorrerla a pie. Y es que Trinidad es el museo al aire libre más antiguo de Cuba.

A finales del siglo XVIII se produjo una época de bonanza azucarera, y fue entonces cuando se levantaron más de cien ingenios y trapiches, lo que proporcionó a la ciudad grandes riquezas que se tradujeron en mansiones y palacios que levantaron los ricos hacendados azucareros.

Trinidad

Subimos por sus calles empedradas con las piedras chinas peleonas que llegaban desde España como lastre de los barcos que iban casi vacíos para volver cargados de mercancías. Llegamos hasta la Plaza Mayor, el centro del casco histórico. Alrededor se alzan las viejas casonas de los notables de la antigua sociedad y la iglesia parroquial de la Santísima Trinidad y la Casa de la Música.

Trinidad

Hacemos un alto en el camino para entrar en el Café Fortuna, un curioso local donde sirven un rico café cubano. (TIENE FB)

Seguimos callejeando hasta encontrar el bar Canchánchara, un local famoso por esta bebida elaborada a base de ron, miel, limón y agua servido en vasijas de barro. Suena música de fondo, la gente se anima a bailar, son las 12 del mediodía… Esto es Cuba.

En Trinidad, bar Canchánchara

Por la tarde nos cae una gran tormenta de verano y nuestros planes de visitar el Parque Cubano y la Playa de Ancón se van al traste. Así que cuando parece que escampa salimos de nuevo a pasear por Trinidad, que merece la pena.

Pincha en la imagen para verlo en Google Maps

SIGUE LEYENDO: Dia 5, Santa Clara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *