Filipinas, la joya del Sudeste Asiático

Filipinas es, sin lugar a dudas, uno de los destinos obligados dentro del Sudeste Asiático. Sus características geográficas y la biodiversidad de su archipiélago la convierten en uno de los destinos más increíbles del mundo, repleto de playas y parques naturales. Sin embargo, todavía tiene que ser más seguro para alcanzar al gran público y consagrar todo lo que puede ofrecer en una alternativa turística de calidad.

“Mantinloc Island” por glwx, CC BY 3.0

Lo cierto es que la industria turística no empezó a desarrollarse hasta 1970 y ha sufrido considerables altibajos desde entonces debido, principalmente, a la inestabilidad del país. Sin embargo, se estima que en 2016 el turismo generó más de 7,4 millones de empleos y esta industria ya es entre un 8 y un 10 % de su PIB.

“El Nido” por Guido, CC BY 2.0

Entre sus playas destacaríamos Coconut Beach, en Port Barton, donde podremos ver una infinidad de cocoteros, y unas vistas que cortan la respiración; Hidden Beach, en Bacuit, que, como su nombre indica, está oculta si la buscamos desde el mar y, si entramos en ella superando sus rocas, a través de un pasadizo, nos recibirá en un paradisíaco arenal; Las Cabañas, en El Nido, famosa por unos atardeceres incomparables; Papaya Beach, también en El Nido, que destaca por su baja afluencia de turistas; Playa de Virgin Island, que, en contraposición a la anterior, se ha modificado considerablemente debido al turismo, sigue conservando un color de agua azul turquesa que recuerda a su pasado virginal; Banul Beach, en Coron Island, que es una de las imágenes emblemáticas de Filipinas, portada de varias guías turísticas; o Playa de Guyam Island, un islote de apenas 200 m2 en medio del Océano Pacífico que os quitará el sentido. Y esto sólo es una diminuta muestra de lo que puede ofrecer este archipiélago, plagado de infinidad de excelentes opciones si lo que nos gusta es la playa.

Entre sus reservas y parques naturales destacaríamos, por ejemplo, el Parque Nacional de Rio Subterráneo Puerto Princesa, el Pulag National Park, el Mount Tapyas y el Mount Apo, Ugong Rock, Sumaguing Cave, Chocolate Hills, Vayang Rolling Hills o Pico de Loro entre, de nuevo, una ingente cantidad de alternativas naturales.

“Vista aérea de Manila” por Anton Zelenov, CC BY 3.0

Pero, además de sus inigualables playas y entornos naturales, Filipinas también alberga una amplia oferta de entretenimiento, especialmente en su capital, Manila. Desde el increíble centro comercial Power Plant hasta el circuito de Karts de Makati, pasando, como no, por su considerable oferta hotelera y de casinos: City of Dreams Manila, Solaire Resort and Casino o Casino Filipino Hyatt Manila, entre otros. De hecho, Manila alberga una parada del Asian Pacific Poker Tour, uno de los torneos de póker más importantes del mundo.

Es indudable que la situación todavía debe estabilizarse más para que Filipinas se convierta en un destino turístico referencial, a escala global, en el Sudeste Asiático; pero no será porque su oferta geográfica no sea lo suficientemente atractiva. Puede que estemos hablando de uno de los lugares más bonitos y ricos, medioambientalmente hablando, del planeta. Es cuestión de tiempo que, desde los mochileros a los turistas más exigentes, consideren Filipinas como un destino de referencia y de visita imprescindible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *