Capri paseo en barco

Hoy nos vamos a Capri, uno de los rincones más bonitos del sur de Italia y además una escapada fácil  de hacer por libre desde Nápoles. Esta prolongación de la Peninsula Sorrentina donde la naturaleza convive perfectamente con el arte y la cultura y sobre todo con el glamour. Es la isla elegida por muchos famosos para descansar y divertirse, un lugar fascinante a pesar de los miles de turistas que la visitan a diario.

portada-capri-3

La fama turística de la isla comenzó a partir del siglo XIX con el descubrimiento de la Gruta Azul. En esta época, Capri se convirtió en el lugar elegido por numerosos escritores, poetas y artistas extranjeros, que veían en la isla la imagen del paraíso. Finalmente, la construcción del funicular, a principios del siglo XX abrió definitivamente la isla al turismo internacional.

Cómo ir a Capri

Capri se encuentra frente a la península de Sorrento y a una distancia relativamente corta desde Nápoles. Podremos acceder a la isla a través de barco desde múltiples puntos:

Las principales compañías de barcos que operan con destino a Capri son varias: SNAVCaremarAlilauro, NLG y Alicost. Las compañias que disponen de embarcaciones más rápidas son la SNAV y NLG.

Existen dos puertos principales en Nápoles donde podremos subir a un barco para que nos lleve a la isla.

  • Desde el Molo Berverello parten todos los días durante todo el año. Este muelle está ubicado junto al Castel Nuovo en la plaza del Municipio. La frecuencia en verano es cada 25 minutos.
  • Desde Calata Porta di Massaparten todos los días pero solo durante la temporada alta.
  • Más información: www.capri.net

Nosotros decidimos comprar el billete el día anterior por si nos encontrábamos que no había sitio por la mañana, especialmente siendo 15 de agosto, fiesta nacional en Italia. Pero creo que no hubo problemas para quien lo quiso comprar ese mismo día, todo el mundo encontró asiento. Elegimos la compañía SNAV porque es la que tenía el último horario de vuelta de Capri y el que mejor nos venía.

Son las 10.10h cuando zarpamos de la costa de Nápoles y en cosa de 45 minutos llegamos a la Marina Grande de Capri. 

Capri

Qué ver en Capri

La mayoría de barcos llegan a Marina Grande, donde hay varios cafés y restaurantes. Allí mismo se encuentran las barcazas que ofrecen excursiones con la vuelta a la isla y a la Gruta Azul con muy buenos precios.

Para subir al centro de Capri tomamos el teleférico por 1,80e y enseguida llegamos a la Piazza Umberto I desde donde se puede comenzar a conocer la isla. Nos ponemos manos a la obra, ahora toca perderse por sus calles e ir encontrando rinconcitos y miradores que se asomen al mar, todas las caminatas tienen su recompensa.

Capri

Si tomamos la calle de la derecha llegamos a la estación de autobuses que parten principalmente a la Marina Piccola, Marina Grande y Anacapri.

Nos adentramos hasta la Piazzeta y seguimos por la primera calle que encontramos a la derecha. Al final llegamos a la via Krupp, llamada así en honor del industrial alemán que decidió construirla. Friedrich Alfred Krupp era, a finales del siglo XIX, un magnate del acero, y de su fábrica salía buena parte del armamento que abastecía a los países de Europa. Su afán por proteger a los trabajadores, algo inusual en aquella época, le granjeó siempre muy buena fama. Krupp solía disfrutar de largos periodos vacacionales, la mayor parte de los cuales transcurrían en la isla de Capri.

Via Krupp - Capri

Este sendero en zigzag conduce directamente a la Marina Piccola. Nos encontramos cerrado el paseo, por seguridad no permiten el acceso a pie, pero decidimos entrar a ver los Jardines Augusto por 1e la entrada que ofrecen unas vistas espectaculares de los Farallones, imagen de la isla de Capri.

Desandamos el camino y fuimos descubriendo más rinconcitos. Al final llegamos a la via Tragara, un sendero que te conduce a la otra vertiente de la isla y que nos lleva al mirador Belvedere di Tragara. Desde donde se pueden disfrutar de unas vistas preciosas, con los altos acantilados y pequeños islotes de piedra.

Capri

Nos quedaron en el tintero un montón de rincones como el Arco Naturale o la visita a Anacapri. La zona de Anacapri, la más alta de la isla, está ya alejada de la zona más glamourosa.  En 2 horas no pudimos ver nada más. Ya son las 13h cuando emprenderemos el regreso hacia el funicular. A las 13.45h llegamos a la Marina Grande de nuevo, hora a la que habíamos quedado con Gionni.

Capri paseo en barco

Pero si hay un plan que se debe hacer cuando se visita Capri es el recorrido en barco que rodea la isla. Leyendo otras bitácoras de viajes a Capri encontré que muchos viajeros recomendaban encarecidamente hacer una ruta en barco. Hay multitud de empresas que ofrecen este tipo de excursiones. La diferencia más importante está en si se quiere realizar una excursión privada o en grupo. Yo contacté con un montón de empresas y al final me quedé con Gionni, una empresa que puso a nuestra disposición un barco para una excursión privada.

Capri

Partimos de la Marina Grande en una ruta de 4 horas por 67€ por persona. Nos dirigimos hacia el oeste y fuimos bordeando toda la isla, disfrutando de los altos acantilados de roca calcárea cubiertos por una rica vegetación autóctona. Una vez superada la Punta de Gramola, llegamos a la Gruta Azul.

La Grotta Azzurra o Gruta Azul es conocida desde comienzos del siglo XIX, cuando la popularizaron dos escritores románticos. Originalmente era un lugar temido debido a las leyendas populares, que la suponían plagada de brujas y monstruos. La gruta tiene una profundidad de entre 15 y 20 metros, y su nombre se debe al intenso color de sus aguas, incrementado por la luz que penetra por la entrada de la cueva.

Para entrar en la gruta es necesario subirse a un bote de remos. Siempre hay mucha gente esperando, también hay cola de gente que se acerca en barco. Estuvimos esperando 30 minutos y enseguida nos tocó el turno. La barca de madera llegó hasta nuestro barquito e hicimos el cambio de embarcación. Hay que tener maña, porque vimos a una chica perder el equilibrio y caer al agua. El precio de la entrada no está incluido en nuestro tour, así que pagamos 13e por persona por 2 minutos de travesía, porque fue entrar y salir en un momento. El atractivo de la gruta es que el agua que se ve de un color azul turquesa muy brillante, como si estuviera iluminado desde el fondo. Esto se debe a un fenómeno de refracción de la luz.

Capri

El barquero estuvo cantando un poco e insistiendo en que le diéramos luego una buena propina. Se puso bastante insistente la verdad, y  nos pareció que con lo que nos habían cobrado tenían más que suficiente, pues parte de esa entrada también es para el bote.

Continuamos bordeando la isla y visitando otras grutas como la verde, naranja o blanca, sin necesidad de cambiar de barco. Tuvimos mucho tiempo libre para bañarnos en diferentes puntos y tomar el sol. Acabamos la tarde navegando entre los Farallones. Una maravilla de tarde.

El barco de Gionni tiene muchas comodidades, como que viajamos solos y tiene una zona acolchada para tomar el sol y tumbarte. Sin embargo, me informé bien porque quería el tour en castellano y a pesar de que me confirmaron que su equipo hablaba español, al final no hubo suerte y el tour fue en ingles mezclado con italiano. Pero bueno, traduje bien y todos acabamos contentos. La ruta acabó a esos de las 18.00h en la Marina Grande.

Aquí tomamos un helado que nos cobraron 6€ por uno cono con 2 bolas y a las 19.10 tomamos el último barco con destino a Nápoles.

Desde la Plaza Municipal, tomamos el metro para ir hasta el hotel. Recomiendo usar el metro, ya que es un medio super cómodo, rápido y barato.

Capri

Páginas de Interés:

SIGUE LEYENDO: DÍA 3, visita a pompeya por libre

Un pensamiento sobre “Capri paseo en barco

  1. Pingback: Un día en Nápoles - Crónicas de una viajera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *